Pasión por la arquitectura andaluza

Architecture Andalusian
DCIM100MEDIA
  • Compartir en

La cantidad de propiedades históricas en Andalucía es múltiple. La arquitectura andaluza está definida por el legado romano e islámico, que se remonta al 218 a.C. y al 711 a.C. Estas culturas han dejado su huella a través de techos abovedados, patios de cantos rodados, azulejos pintados, fuentes de agua y muros de piedra centenaria. Continúan mostrando la fama y la gloria en las joyas arquitectónicas aun existentes. Nuestro amor por la arquitectura tradicional en Andalucía ha crecido durante los últimos años. Los cortijos o cortijos tradicionales españoles nos han robado el corazón. Estamos felices de compartir con usted nuestra pasión y propiedades destacadas de nuestra cartera.

Architecture Andalusian

Arquitectura andaluza: Cortijos tradicionales

La obra maestra arquitectónica, la Alhambra, es mundialmente conocida. Sin embargo, España cuenta con muchos edificios históricos escondidos, que sientan las bases de su arquitectura tradicional. Un cortijo es el nombre en español de una casa de campo tradicional. Normalmente, los cortijos se construían en el sur de España y se utilizaban principalmente para prácticas agrícolas. Estratégicamente, se construyeron en áreas protegidas. No demasiado cerca del río para evitar inundaciones y no demasiado arriba de la montaña para protegerse del viento y la lluvia. Y siempre céntrico y lo suficientemente alto para poder visibilizar todo el terreno. Es esencial para los cortijos andaluces tener suficiente agua disponible para el buen  funcionamienot de la finca. Tanto para la cosecha como para los animales. Siempre hay un pozo disponible o acceso a grandes depositos de agua de ríos o lagos.

Variedad de auténticos estilos de cortijo

Los cortijos son de distintas formas y tamaños. Originalmente, hay dos estilos principales en los que se solían construir. El primero, es una forma clásica formado por 3 o 4 alas con un gran patio en el centro. El segundo estilo se llama ‘cortijo de dos barrios’, que combina una variedad de casas, cobertizos, graneros y corrales como si se tratara de un pequeño pueblo.

La forma de 4 alas se puede ver, por ejemplo, en el Cortijo Olivemill en Ronda. Este hermoso cortijo clásico refleja los elementos de la arquitectura tradicional andaluza, como vigas antiguas de madera, techos abovedados, suelos de piedra antigua y sorprendentes puertas de madera clásicas. En estas haciendas, la planta superior en una de las alas, se usaba comúnmente para los dueños del cortijo (casa de los señores). El personal vivía debajo de ellos. Las otras alas y patios se utilizaban para las actividades agrícolas. En este cortijo en particular encontrará un matadero, una panadería, grandes graneros de almacenamiento de grano, cobertizos para los animales y por supuesto, el ala grande con almazara de aceite. ¡No debe olvidar la capilla! ¡Los señores hacían uso diario de ella!

El cortijo de dos barrios, está encarnado por Cortijo Gaucín. Formado por múltiples edificios, la mitad construidos para vivir y la otra mitad para mantener animales y cultivos. Estos cortijos solían estar rodeados de amplios patios y corrales que conectaban los diferentes edificios. El arquitecto que renovó este cortijo mantuvo elementos esenciales, como amplios patios, grandes áreas comunes y vigas de madera que datan del 1700.

Cortijo Andalusian

Clasico y moderno a la vez

Los elementos tradicionales en combinación con el confort y los acabados modernos, hacen de estos cortijos el lugar perfecto para disfrutar de la vida en el campo. Se convierten en casas familiares, un retiro de vacaciones o un escondite de fin de semana. Son un refugio seguro para disfrutar del estilo de vida andaluz.

Para más información contactenos en info@villasfincas.com

 

Nienke Ernstsen | 27 noviembre 2020